HELENE KOLLER-BUCHWIESER 1912-2008

Helene Koller-Buchwieser

Arquitecta e ingeniera civil austriaca. Trabajó activamente en la reconstrucción de Viena luego de la Segunda Guerra Mundial.

Helene Koller-Buchwieser, hija del arquitecto y constructor Bruno Buchwieser, nació en Viena, Austria, el 26 de noviembre de 1912. Estudió arquitectura en el Politécnico de Viena (Technischen Hochschule) bajo la supervisión del Profesor Holey  y se graduó en 1937. El mismo año rindió un segundo examen estatal y obtuvo el título de ingeniera civil. Mientras era estudiante trabajó como aprendiz de albañil y más tarde estuvo a cargo de la supervisión de varias locaciones de la empresa familiar, la contratista Buchwieser. Con gran interés en la arquitectura religiosa cristiana y con habilidades como escultora artesana del mármol, Koller-Buchwieser condujo los trabajos de restauración de la Iglesia románica de San Miguel en Pulkau. El interior, sus esculturas y murales fueron descubiertos y restaurados.

Helene Koller-Buchwieser viajó a Alemania, Inglaterra, Francia e Italia para expandir y profundizar su conocimiento histórico – cultural y arquitectónico, con especial interés en la arquitectura y las artes de las catedrales europeas. Entre 1938 y 1939 trabajó bajo la directa supervisión del Director General F. Dworschak en el Museo Austriaco de Historia del Arte; su trabajo específico fue la compilación del tesoro religioso existente.

En 1942 Koller-Buchwieser recibió la licencia de Baumeister; diploma expedido por las Escuelas Técnicas que acreditan un mínimo de seis años de experiencia profesional en Austria y que se sanciona con un examen. Si bien su principal interés era la arquitectura ligada a su ferviente compromiso religioso cristiano al servicio de la fe, la prédica y el servicio al prójimo; la arquitecta focalizó su trabajo en la restauración de la infraestructura de Viena y la reconstrucción de viviendas después de la Segunda Guerra Mundial. Diseñó viviendas sociales y residencias privadas, dormitorios para estudiantes y asilos de ancianos, orfanatos, fábricas, estaciones de bomberos, iglesias y monasterios. Gran parte de los trabajos los dirigió como vice-presidenta de la empresa familiar. En un principio focalizó su trabajo en la seguridad de los edificios bajo posible amenaza de derrumbe y, más tarde, en la seguridad y reconstrucción de edificios dañados por bombardeo. En esta etapa, también estuvo a cargo de una parte de los trabajos de restauración y reconstrucción de la Catedral de San Esteban.

Entre 1946 y 1947 Helene Koller-Buchwieser recibió una beca de la UNRRA, Administración de las Naciones Unidas para el Socorro y la Rehabilitación, que incluía un viaje subsidiado a los Estados Unidos. En 1947 recibió el Certificado de Mérito, en reconocimiento a su labor y esfuerzos dedicados a la reglamentación de asentamientos urbanos y viviendas, al diseño de hospitales y escuelas, a la innovación aportada en cuanto a materiales y construcción.

En 1946 Koller-Buchwieser abrió su propia oficina de arquitectura con aval y certificación profesional. La licencia para trabajar como arquitecta e ingeniera civil para la construcción de edificios la convirtieron en la primera mujer de la Segunda República austriaca en lograr este objetivo. Obras destacadas de esta etapa son la Parroquia Kittsee (1948-1952); la Parroquia Neumargareten (1952);  la Ex – Iglesia Parroquial  María del Monte Carmelo (1958); el Monasterio de San José (1962) y la Morgue de Hinterbrühl.

Helene Koller-Buchwieser mantuvo estrechos vínculos con la Sociedad de Arte Cristiano y fundó el Club de Santa Helena para el cuidado del Arte Cristiano, fiel a su religión católica y dedicación religiosa. El cuidado y la promoción del arte cristiano eran su principal objetivo en la vida. Su vocación de servicio y trabajo social la llevaron al continente africano, particularmente a la república francófona de África Occidental, donde formó parte de las iniciativas de ayuda a la República de Burkina Faso (antigua Alto Volta).

El trabajo realizado por Koller-Buchwieser tanto en el ámbito profesional arquitectónico como en el social – cristiano le valieron una serie de reconocimientos: la Medalla de Condecoración Papal Pro Ecclesia et Pontifice en 1965 y la Cruz de Oficial de la Ordre Pour le merite Voltaique en 1972. En 1979 el Ministerio de Educación y Artes de Austria le otorgó el título honorífico de Professor. El mismo año el Instituto L’Expertise de París la premió con la Medaille de Vermeil. En 1988 recibió la insignia de honor Goldene Ehrennadel por el Municipio de la Ciudad de Hinterbrühl, su ciudad natal.

Helene Koller-Buchwieser era viuda y no tuvo hijos. Se retiró en 1995 y falleció en 2008. Fue miembro de la Cámara  de Ingenieros Civiles de Austria, de la Asociación de Arquitectos de Austria y de la Unión Internacional de Mujeres Arquitectas.

El archivo Helene Koller-Buchwieser se encuentra en el International Archive of Women in Architecture. La colección cuenta con planos, bocetos, fotografías, periódicos e información biográfica de la vida y obra de la arquitecta.

 

IAWA PREMIO 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s