ZELMA WILSON 1918-1996

Zelma Wilson, arquitecta pionera, planificadora urbana, conservacionista, maestra, mentora y artista. Apasionada Protectora de la belleza de Ojai.

Zelma Gussin Wilson nació en Nueva York en noviembre de 1918. Hija de inmigrantes judíos rusos, Gussin y su hermana mayor fueron criadas en Santa Paula, California, junto a su madre y su padrastro. Zelma Gussin se graduó en la Escuela Preparatoria Santa Paula Union, donde formaba parte del equipo oficial de tenis de la escuela. Entre 1937 y 1940 se especializó en arte en la Universidad de Berkeley California, y posteriormente estudió en el Instituto de Tecnología de California. En la Escuela de Arquitectura de la Universidad del Sur de California, USC, fue la única mujer egresada de la cohorte de 1947. En 1948, la arquitecta Wilson trabajó como ponente en el Departamento de Planeamiento Urbano de Los Angeles.

En 1941 Zelma Gussin contrajo matrimonio con el director de cine y guionista Michael Wilson. Tuvieron dos hijas, Becca y Rosanna. El matrimonio Wilson fue miembro del partido Comunista de Estados Unidos desde 1938 hasta principios de 1956. En 1952 la familia se trasladó a Francia, frente a la inclusión del guionista en la famosa lista negra de personalidades excluidas e indeseables en la Era McCarthy. El mismo día que el Comité de Actividades Antiamericanas, HUAC, publicó el nombre de Wilson en la lista negra de Hollywood; la arquitecta Wilson fue despedida de la firma Daniel, Mann, Johnson & Mendenhall donde trabajaba. Cuando preguntó la razón de su expulsión, se le informó que “había elegido el color incorrecto de pintura en su último proyecto”.

En París, asistió a la Escuela de Bellas Artes para tomar clases de escultura. Obtuvo la licencia de arquitecta en 1957 y trabajó con Richard Neutra, Victor Gruen, Rudolph Schindler y Raphael Soriano. En aquellos años, la arquitecta se empeñó en lograr un posicionamiento profesional que trascendiera el trabajo de una arquitecta mujer a la “mera selección de colores”; y lo logró. A pesar de malos tragos y sinsabores, logró el respeto de colegas masculinos.

“Quise ser arquitecta desde los once años de edad. Luego de que murió mi padre,  mi madre construyó una casa para mi hermana y para mí y yo participé todo el tiempo. Fue la experiencia más fascinante que me había ocurrido hasta ese momento. Y allí supe qué quería hacer. Sin embargo, en aquellos días, ser arquitecta para una mujer era como afirmar ‘quiero caminar en la luna’.

Había solo una mujer en mi clase de arquitectura. Nueve años más tarde me licencié. Entre tanto formé mi familia; mi marido se estaba convirtiendo en un guionista famoso y apoyaba mis objetivos. Arreglármelas para ser una buena madre y esposa y simultáneamente tener experiencia de trabajo y desarrollo profesional  propio fue un delicado acto de malabarismo.

En el trabajo era difícil convencer a los empleadores delegar responsabilidades importantes a las mujeres. A veces tenía suerte de ver un proceso arquitectónico completo.

Cuando finalmente abrí mi propia oficina ya tenía más de cuarenta años. Como emprendedora había tenido la posibilidad de visualizar la experiencia arquitectónica en su totalidad;  también había logrado mis aspiraciones iniciales: construir estructuras estéticamente interesantes que no sólo propinaran belleza sino especialmente uso y servicio social. Respetar la tradición y valores de la comunidad y ser siempre consciente del impacto de un edificio en su entorno. Yo creo que un edificio debe deleitar y mejorar la vida de quienes viven, trabajan o mancomunan en él; o sencillamente para quienes sólo lo miran.”

En 1964, de regreso a los Estados Unidos, la familia Wilson se estableció en el valle de Ojai, California. En 1967 Zelma Wilson abrió su propia oficina de arquitectura en Ojai: Zelma Wilson and Associates. Su trabajo profesional estuvo profundamente dedicado a colaborar con la ciudad; no sólo desde los aspectos estructurales frente a las amenazas y situación sísmica de riesgo, sino también desde el soporte y apoyo al crecimiento y construcción de la imagen identitaria de la ciudad y su región. Wilson se dedicó especialmente a la arquitectura comunitaria: el Centro de Jardinería Iwata en 1967; el Centro Educativo Mount Meditation en 1971; el Ayuntamiento de Ojai, en 1976; la Biblioteca Pública Simi Valley en 1979;  la Escuela Elemental de Oak Grove; el gimnasio de la Escuela Preparatoria de Villanova y el Club Atlético del Valle de Ojai. Zelma Wilson diseñó asimismo residencias privadas, bancos y el puente de la calle Old Creek. Otras obras destacadas son el Club de Racquet de Ojai, la Capilla de Saint Andrew y el Marcado de Friends Ranch en una antigua estación de gas.

Además de su trabajo proyectual arquitectónico, Zelma Wilson dictó conferencias de arquitectura en la Universidad Politécnica Estatal de California, Cal Poly San Luis Obispo. Colaboró también con el Grupo de Tareas de Emergencia del Estado de California para la prevención y preparación frente a catástrofes y terremotos. Wilson tuvo una activa participación en organizaciones y comisiones  locales de Ojai para el desarrollo, embellecimiento, protección y preservación de la ciudad: en Ojai Downtown Redevelopment, en el grupo Ojai Historical Preservation y en el Teatro de Artes Escénicas de Ojai Valley.

En 1977 Zelma Wilson ocupó el cargo de presidenta de la Sede del AIA en el Condado de Ventura.  En 1978, el mismo año que enviudó, viajó a China junto a un grupo de arquitectos e ingenieros californianos, invitados por la Sociedad de Arquitectos de China,  para trabajar en problemas estructurales en las regiones propensas a terremotos.

Con el crecimiento y demanda de trabajo, Wilson adquirió dos socios en el tiempo y cambió la razón social a Wilson y Conrad Arquitectos, (1979-1984); y Grupo Ojai (1985-1986). Finalmente, ya con 20 años de trayectoria, la oficina recibió el nombre de Zelma Wilson FAIA hasta 1995.

En 1983 Zelma Wilson recibió el más alto reconocimiento de honor del Instituto Americano de Arquitectos, el AIA Fellow. Como viuda de Michael Wilson, recibió el premio póstumo de su marido otorgado por la Academia en 1985. En 1987 participó en el documental Legacy of the Hollywood Blacklist, donde relata su experiencia familiar como integrantes de la lista negra.

En 1994 Wilson recibió el premio a la trayectoria en las artes Lifetime Achievement in the Arts Award otorgado por la Ciudad de Ojai.

Zelma Wilson falleció de neumonía a los 77 años de edad en 1996. Su archivo profesional se encuentra en el International Archive of Women in Architecture, en la Universidad Politécnica de Virginia.

Tiempo antes afirmó en una entrevista:

“La gente suele fantasear acerca del retiro. Creen que tendrán el tiempo de hacer cosa maravillosas que siempre desearon hacer. Cuando estuve en Francia y no podía trabajar por ser extranjera, tuve un periodo forzado para hacer aquellas ‘cosas maravillosas’. Almorcé, fui de compras, practiqué deportes y hobbies; leí, aprendí francés, bebí tragos. Pero me sentí vacía e insatisfecha. Por ello me río de la palabra ‘retiro’. Van a tener que llevarme de aquí.”

En el parque Libbey Park de Ojai hay una placa en su honor y memoria, con la dedicatoria:

A Zelma Wilson, FAIA, 1918-1996, arquitecta pionera, planificadora urbana, conservacionista, maestra, mentora y artista. Apasionada Protectora de la belleza de Ojai.

IAWA PREMIO 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s