ELENA LUZZATTO 1900-1983

Fuente: 50 ANNI DI PROFESSIONE. Editado por Renata Bizzotto, Luisa Chiumenti y Alessandra Muntoni. Roma: Edizioni Kappa, 1983, 141.Elena Luzzatto fue la primera mujer italiana en licenciarse en arquitectura, en 1925.

Elena Luzzatto nació en Ancona en 1900 en un entorno familiar bastante inusual. Su padre, un ingeniero de ferrocarriles judío [1], se preocupaba mucho de la educación de su hija y le permitió acceder a estudios superiores, siendo consciente de que una mujer con estudios tenía más oportunidades en la vida [2].

En 1921, se trasladó a Roma donde en 1925 fue la primera mujer en licenciarse en arquitectura ― presentando el proyecto de un sanatorio en Como como proyecto fin de carrera—por la Real Escuela Superior de Arquitectura de Roma, fundada por Gustavo Giovannoni en 1919, que desde 1932 se convirtió en la primera Facultad de Arquitectura en Italia.

Elena Luzzatto trabajó en un momento importante del debate arquitectónico y del clima cultural del ambiente romano en el que la relación entre cultura arquitectónica y profesión, reflejada en la vinculación conflictiva entre cultura artística y conocimientos técnicos, se había hecho muy compleja.

Sus trabajos parecen expresar un cambio de paradigma en la arquitectura de la época, el paso de la tradición a la modernidad: Luzzatto demuestra una renovada sensibilidad hacia temas relacionados con la claridad, racionalidad y precisión del programa funcional, más bien que con el lenguaje formal. De hecho, sus soluciones de diseño son muy heterogéneas, y siempre muy atentas al complejo sistemas de relaciones urbanas y paisajísticas que el proyecto de arquitectura consigue construir con su entorno.

Tras acabar la carrera, en 1926 empezó a trabajar en el Governatorato di Roma – la Oficina Técnica de Urbanismo y planificación urbana de la ciudad de Roma – en la que pudo dedicarse a numerosos proyectos de equipamientos públicos (cementerios, edificios escolares, mercados) [3], llevando a cabo simultáneamente, hasta 1934, su actividad docente en colaboración con el profesor Vincenzo Fasolo.

Su actividad profesional fue muy intensa: a lo largo de su carrera diseño más de 40 edificios y ganó por lo menos 12 concursos. Trabajó en el Governatorato hasta 1958, manteniendo sin embargo su propio estudio hasta los 77 años de edad. Después de los años 50, fue una de las pocas mujeres arquitectas italianas cuyos trabajos recibieron la atención del público y de la crítica a través de su participación en exposiciones  nacionales [4].

Sabemos que fue una mujer amable, humilde y trabajadora; tal y como sugiere Monica Prencipe en su entrevista del 22 de octubre 2016 [5], es muy probable que ella misma no fuese consciente de la importancia de su trabajo: esta actitud es claramente una señal de una autoestima moderada que merece la pena valorar a posteriori como una manera alternativa de acercarse al proyecto y a la profesión, en la que no se necesita captar la atención del mundo alardeándose de su propio trabajo.

En los años 20 y 30 del siglo XX fue premiada en numerosos concursos de arquitectura en los que alcanzó unos resultados tan exitosos como para ser considerada una de las mayores exponentes de la arquitectura racionalista italiana. Tal y como afirma Anna Maria Speckel, que en su artículo “Architettura moderna e donne architette” publicado en 1935 en la revista Almanacco della donna italiana la menciona junto a otros nombres de arquitectas italianas de la época, como el de Annarella Gabrielli y Maria Casoni-Bortolotti,

“su expresión artística alcanzada a través de edificios ordinarios y monumentales ha conseguido acercarse a aquella simplicidad de líneas que le permite hoy en día enfrentarse con seguridad y madurez plena al racionalismo más eficaz.” [6]

En 1928 diseñó el proyecto de un chalet en Ostia Lido para el jerarca fascista Giuseppe Bottai (quien sugirió a Mussolini que realizara el proyecto EUR); en la misma ciudad, ganó en 1932 – junto con la ingeniera Maria Casoni-Bortolotti – un concurso para la realización de una urbanización de chalets, que nunca llegó a actuarse. Su experiencia en proyectos de viviendas de varias tipologías (viviendas tanto unifamiliares como colectivas) se complementó con otros tipos de encargos de obras e instalaciones públicas, como estaciones de trenes, edificios rurales coloniales (en Somalia), sanatorios y hospitales, iglesias, edificios escolares, cementerios, mercados y tiendas. [7]

Fue sobre todo después de la Segunda guerra mundial que muchos de sus proyectos empezaron a construirse; entre sus obras realizadas, se destacan: el mercado cubierto de la plaza Principe di Napoli (hoy denominada Plaza Alessandria) en Roma (1935), que sigue todavía en uso y que testifica en sus soluciones formales un renovado enfoque de su autora hacia la historia (en su re-interpretación de la tipología arquitectónica del Mercado romano) conjugado con el lenguaje moderno del cemento armado; el cementerio militar francés (Roma, 1945) [8] en el que una combinación dinámica de principios de diseño relacionados con los elementos tradicionales del jardín Mediterráneo y a la Italiana permitió dar una respuesta proyectual adecuada a los numerosos vínculos impuestos por la normativa; el mercado de Primavalle (Roma, 1950), en el que la concepción estático-estructural se convierte en el elemento generador del diáfano espacio arquitectónico interno; el edificio escolar de Villa Chigi (Roma, 1950).

En la posguerra (entre 1958 y 1964) fue jefe del equipo encargado de unos proyectos de viviendas de protección pública por cuenta del Instituto INA-Casa en Abruzzo, Sicilia, Sardegna, Puglia.

Murió en Roma en 1983.

Notas

[1] En 1938, tras la promulgación de las Leyes Raciales, Elena Luzzatto adquirió el apellido de la madre, Cloe Valentini (católica), evitando las consecuencias que habrían podido derivar del hecho de tener un apellido judío (véase el detallado artículo de Monica Prencipe, citado en las referencias bibliográficas a continuación).
[2] Sin embargo, no resulta que su familia tuviese los medios económicos necesarios para mantener sus estudios: verosímilmente otros parientes más acomodados se encargarían de ello, ya que ella misma vivió en casa de sus padres hasta los 30 años.
[3] Se trató de algo excepcional para la época: Elena tuvo la oportunidad de tener acceso a encargos públicos antes de que Mussolini, en 1934, impidiera que las mujeres trabajasen en instituciones públicas. Sin embargo, a pesar de esto y del hecho de que sus importantes cargos conllevasen muchas responsabilidades, desde el principio de su carrera en el Governatorato, su trabajo no recibió siempre la valoración que se merecía (y el hecho de ser mujer y de padre judío no favoreció su situación)
[4] Según lo que sabemos, se dedicó exclusivamente a su carrera profesional ya que no nos han llegado escritos suyos, cosa que dificulta mucho averiguar algo más sobre su propia personalidad y biografía, cuya reconstrucción se basa sobre todo en recuerdos y archivos familiares, especialmente de su sobrino, Mauro Ferroni. A los 36 años se casó con el ingeniero católico Felice Romoli, con quien colaboró en algunos concursos. La pareja nunca tuvo hijos. Desconocemos la mayoría de sus colaboraciones, tanto con hombres como con mujeres, excepto, por ejemplo, las con la primera mujer ingeniera italiana, Maria Casoni-Bartolotti, y con la primera arquitecta paisajista italiana, Maria Teresa Parpagliolo. Su sobrino menciona en sus memorias que Elena mantuvo relaciones laborales con un cierto número de psiquiatras. Con ellos tuve una doble vinculación: como paciente (ya que padecía una forma de agorafobia) y como arquitecta encargada del proyecto de sus casas privadas.
[5] véase: “Two Historians on Two First Women Architects. Florence Fulton Hobson (IE), Elena Luzzatto Valentini (IT).” Entrevista de Milota Sidorova a Monica Prencipe y Tanja Poppelreuter, 22 de Octubre 2016, recuperado en: http://www.wpsprague.com/blog/2016/10/22/two-historians-on-two-first-women-architects-florence-fulton-hobson-elena-luzzatto-valentini (consultado el 8 de agosto 2017)
[6]“«la sua tradizione artistica a traverso costruzioni normali e monumentali si è andata sepre più avvicinando a quella semplicità di linee che le permette oggi di afforntare con sicurezza e piena maturità il più efficace razionalismo» (Speckel, 1935, 128).” (Cosseta 2000, 73). La traducción al castellano es mía.
[7] Realizó algunos de sus proyectos en colaboración con su marido, el ingeniero Felice Romoli, con quien ganó también el segundo premio de dos concursos de edificios hospitalarios: el primero, en Viterbo (1934), preveía una estructura muy compacta caracterizada por un novedoso esquema funcional planimétrico; el segundo, en Bolzano (1936), consistía en una solución volumétrica muy articulada y compleja que se adaptaba a la configuración orográfica de las pendientes naturales del terreno de la zona.
[8]  Realizó el proyecto tras ganar el primer premio del concurso homónimo en colaboración con Maria Teresa Parpagliolo Shepard, con quien entretenía una relación de amistad y que es actualmente considerada una de la más influyentes arquitectas italianas paisajistas del siglo XX.

 

Más información

“Two Historians on Two First Women Architects. Florence Fulton Hobson (IE), Elena Luzzatto Valentini (IT).” Entrevista de Milota Sidorova a Monica Prencipe y Tanja Poppelreuter, 22 de Octubre 2016, recuperado en: http://www.wpsprague.com/blog/2016/10/22/two-historians-on-two-first-women-architects-florence-fulton-hobson-elena-luzzatto-valentini (consultado el 8 de agosto 2017)
Cosseta, Katrin. Ragione e sentimento dell’abitare. La casa e l’architettura nel pensiero femminile tra le due guerre. Milano: Franco Angeli, 2000.
Dubini, Benedetta. “Donne e professioni. Le pioniere dell’architettura” (16 abril 2010). Recuperado en: http://www.mondorosashokking.com/archivio/DonneeprofessioniLepionieredellarchitettura/tabid/689/Default.aspx.html (fecha de consulta: 24 agosto 2016)
http://old.casadellarchitettura.it/monitor/d/profilo.asp?id=00025 (fecha de consulta: 24 agosto 2016)
https://it.wikipedia.org/wiki/Elena_Luzzatto (fecha de consulta: 24 agosto 2016)
https://scienzaa2voci.unibo.it/biografie/103-luzzatto-valentini-elena (fecha de consulta: 24 agosto 2016)
https://scienzaa2voci.unibo.it/biografie/104-luzzatto-gabrielli-annarella (fecha de consulta: 24 agosto 2016)
Nencini, Dina. “Elena Luzzatto Valentini. Annarella Luzzatto Gabrielli. Cultura romana, tra arte, professione, accademia.” En DonneArchitettura. Pensieri, idee, forme al femminile, editado por Maria Grazia Eccheli y Mina Tamborrino, 70-73. Milano: Franco Angeli, 2014.
Prencipe, Monica. “Elena Luzzatto Valentini, the first Italian Woman Architect,” in Women Designers, Architects and Engineers between 1946 and 1968. Proceedings of the MoMoWo 2nd International Conference-Workshop at Research Centre of Slovenian Academy of Sciences and Arts, France Stele Insitute of Art History, Ljubljana, 3-4-5 October 2016 (eds. Helena Seražin, Katarina Mohar,  Caterina Franchini, Emilia Garda). Ljubljana: Založba ZRC, 2017 (en curso de publicación).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s