LADY ANNE CLIFFORD 1590-1676

william_larkin_anne_clifford_countess_of_dorset

Lady Anne Clifford luchó por su herencia paterna para convertirse en sujeto social. Decidió construir para guardar memoria.

Lady Anne Clifford, Condesa de Pembroke, Dorset y Montgomery nació en 1590 y murió en 1676. Descendiente de una de las familias más notorias de la época, Clifford, la hija de George, Tercer Conde de Cumberland (1558-1605) y de Margaret Russell (1550-1616). Dedicó la mayor parte de su vida a luchar por recuperar las tierras de su familia que su propio padre decidió dejar en herencia a su hermano (tío de Anne) y a sus descendientes masculinos, en vez de a ella.

Una vez recuperadas, diseñó y trabajó en la reconstrucción de los edificios abandonados o dañados durante la Guerra Civil Inglesa. Además construyó edificios de servicio a estos -molinos, almacenes, iglesias, asilos- e infraestructura de caminos y puentes. Dirigió los monumentos funerarios para su familia y allegados o en los elementos de recuerdo y memoria como el Pilar de la Condesa –Countess Pillar-, la pintura en tríptico – The Great Memorial Picture – que conmemora la recuperación de su herencia o los medallones y monedas en plata que difundían su imagen y acciones. Además, durante toda su vida llevó un diario detallado – The Diary of Lady Anne Clifford– que recoge detalladamente tanto circunstancias personales como históricas, entre ellas, el funeral de Elisabeth I en 1603 o el incendio de Londres en 1666.

Una vez recuperado su patrimonio -en 1649-, Lady Anne Clifford se dedicó al diseño y construcción de edificios. Con anterioridad, ya había diseñado monumentos funerarios para familiares y allegados, tal y como se describe en Building an identity: Two noblewomen in England 1566-1666 (listado de monumentos a partir de la página 315), texto que deja constancia de que Lady Anne Clifford dio instrucciones a los escultores y artesanos sobre el tipo, formato, heráldica, inscripciones y detalles de cada una de ellas. Dicha investigación establece su perfil como diseñadora de estas obras conmemorativas, a pesar de que, en otros textos, habitualmente, sólo se le nombra como Mecenas de las Artes y no como arquitecta, diseñadora o constructora -como en el caso de Pevsner, en sus recopilaciones de la arquitectura británica, al igual que ya pasara con Elizabeth Wilbraham.

Sin embargo, en sus diarios resumidos por ella misma y editados por Julius P. Gilson en 1916, nos indica con claridad que las obras, tanto de los monumentos funerarios como de la reconstrucción o nuevo levantamiento de edificios, se realizan siempre ‘by my directions’, es decir ‘segun mis indicaciones’. Transcribimos algunos párrafos del libro editado por Gilson que apoyan esta aseveración,

“Y en este año, hacia el inicio de marzo, se comenzaron a construir mis nuevos establos, sin el castillo, y adosándolos al almacén construido allí desde hacía unos dos años según mis indicaciones, donde no había ningún edificio anteriormente”. (Gilson, p. 64, traducción propia)

“Sobre el 25 o 26 de abril el ya mencionado Gabriel Vincent, ahora administrador de mi casa, y caballero de mi hacienda, bajo mi dirección dispuso albañiles y carpinteros a trabajar en la reparación del castillo de Skypton”. (Gilson, p. 78, traducción propia)

“Y en junio este año bajo mi dirección se comenzó a reparar mi viejo y deteriorado castillo de Pendragon en Mallerstang en el condado de Westmorland, que había sido abandonado (como aparece en varios registros en el castillo de Skypton, antes de las tardías Gueras Civiles) […]” (Gilson, p. 89, traducción propia)

Esta desafección por el empleo de los términos que más se ajustan a la evidencia histórica es aún más llamativa, cuando se compara con otras investigaciones como las de Lynne Walker que argumenta que en el siglo XVII -momento en el que la profesión de arquitecto aún no estaba regulada como lo está hoy en día- era posible que las mujeres educadas de la nobleza británica que quisieran construir, lo hiciesen; aunque, por lo general, circunscritas al ámbito de sus propiedades y territorios.

Según Lynne Walker, experta en la historia de las mujeres arquitectas británicas desde 1600 hasta la actualidad,

“Es parte de mi argumento que en este momento -antes de la organización de la profesión de arquitecto en el siglo XIX – existía una relación muy diferente dentro de la industria de la construcción, que era más beneficiosa para las mujeres. Antes del siglo XIX [en el texto completo se refiere con claridad al siglo XVII], por ejemplo, había una relación mucho más fluida entre el arquitecto y el mecenas/cliente. Las categorías, tales como ‘arquitecto’ y ‘mecenas’’ estaban menos definidas y por lo tanto eran menos restrictivas a la participación de los clientes en la arquitectura. Por otra parte, no había cuerpos profesionales para controlar el acceso al ejercicio profesional de la arquitectura. Estas condiciones permitieron a las mujeres clientes y mecenas llevar a cabo muchas tareas ahora asociados con el arquitecto moderno – como la selección de los materiales de construcción, la supervisión de presupuestos, el establecimiento de acuerdos con los constructores y artesanos de construcción, la relación con los arquitecto supervisores de la obra, la visita de las obras y lo más importante, la ordenación (y re-ordenación) de los espacios y la traducción de la teoría a la práctica.” (conferencia, traducción propia)

La extensa actuación de Lady Anne Clifford -arquitecta- ha quedado recogida documentalmente y es visible en una gran variedad de construcciones -en sus territorios-, entre las que destacan la reconstrucción, adecuación y mejora de castillos e iglesias; la construcción de asilos para mujeres viudas y sus hijos; la construcción de molinos, almacenes e infraestructura para que sus territorios fueran más productivos y, por supuesto, los elementos conmemorativos o monumentos. Muchos de dichos edificios y monumentos están listados y protegidos por las leyes de patrimonio británicas. Y, cabe destacar, además, la aportación documental por escrito de datos, detalles y precisiones sobre dichos edificios, sus circunstancias y hechos lo que permite situar mejor el contexto de dichas obras.

Las construcciones más remarcables se encuentran en un recorrido de 100 millas entre Skipton y Penrith – Lady Anne’s Way – entre las que destacamos el castillo de Skipton, el castillo de Pendragon, el castillo Brough, la iglesa de Brough, el castillo de Appleby, el asilo de Appleby y el castillo de Brougham.

La intervención de Lady Anne Clifford no se centró sólo en la construcción, entendida esta sólo como la solución a un problema o necesidad. En el texto ya citado de Helen C. Gladstone – Building an Identity – esta describe sus intereses formales y culturales calificándolos, además, como conservadores y contrarios a la decadencia de la corte en Londres, lo que la aproxima aún más a la posición actual de una arquitecta como teórica de la arquitectura,

“Vivió veintisiete años como una gran dama en sus haciendas del norte, no volviendo a viajar a lo que consideraba ser una corte moralmente decadente. Su conservadurismo en los estilos de construcción, en el estilo de los retratos, en el evitar la moda, su asumpción de las responsabilidades patriarcales, todo denotaba su adscripción a la ‘cultura del pais’ [country culture] en contraposición al extravagante despliegue de estilos de vida cortesano.” (Gladstone, p. 190, traducción propia)

Para finalizar, Lady Anne Clifford desafió el poder de su época, el de su padre, el de su familia, el del rey, incluso el del poderoso Cromwell. Pudo llevar adelante ese desafío porque tuvo una educación privilegiada, en los años en que Shakespeare escribía y en que Iñigo Jones trabajaba junto a Christopher Wren, aunque sin las oportunidades y el reconocimiento público de estos. Recuperó sus terrenos, construyó en ellos y dejó constancia de sus días y de sus actos. Pero sobre todo se revindicó como un sujeto, equiparable a sus pares hombres. Tal y como se refiere en el texto que estudia su caso legal:

“La herencia de sus haciendas, por otra parte, la convertirían en un sujeto, reconocido por otros sujetos en el orden social”(Spivack, p.396)

Más información:
Lady Anne Clifford, Countess of Dorset, Pembroke & Montgomery, 1590-1676. Her life, letters and work, extracted from all the original documents available, many of which are here printed for the first time by Williamson, George Charles, 1858-1942 
Lives of Lady Anne Clifford : Countess of Dorset, Pembroke and Montgomery (1590-1676) and of her parents / summarized by herself with a portrait, and an introduction by J.P. Gilson 
Building an Identity: Two Nobelwomen in England 1566-1666 by Helen C. Gladstone, 1990 
Law, Land, Identity: the Case of Lady Anne Clifford by Carla Spivack, 2012 
Lady Anne Clifford, Dictionary of National Biographies 
Lady Anne’s Way, recorrido turístico por los castillos, iglesias y edificios contruidos por Lady Anne. 
Gender, Sex and Subordination in England, 1500-1800, Anthony Fletcher, Yale University Press, 1999
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s