ELSA LEVISEUR 1932

con su hija stephanie

Arquitecta sudafricana que trabajó en Inglaterra y Estados Unidos especializada en paisaje y ecología.

Elsa Leviseur nació en Pretoria, Sudáfrica. Su madre era Beryl Iris Basson (1987-1970) y su padre, el destacado doctor Ernest Alfred Leviseur (1890-1976). La familia estaba compuesta por dos hermanas y un hermano. Tanto su tía Clara como su abuela, Sophie Baumann Leviseur fueron sufragistas. Esta última fue la fundadora de la Sociedad Judía de Beneficencia de Bloemfontein y la Sociedad de Cuidado de Niños. También era miembro de la Comisión Nacional de Museos. Su tía Elsa Leviseur, fue una compositora reconocida tanto en Sudáfrica como en Inglaterra.

En 1953, con 22 años, se casó con el director de orquesta Ernest Fleischmann. Fueron sus amigos quienes la incentivaron a estudiar arquitectura ya que ella se interesaba más por la silvicultura. Al año siguiente se recibe de arquitecta en la Escuela de Arquitectura de Ciudad del Cabo. Su proyecto final fue un Centro de Formación en Artes. Tuvo una pequeña oficina en Sudáfrica durante 5 años. Allí trabajó diseñando hospitales, complejos de viviendas y arquitectura comercial.  En esos años se intensifica el sistema del apartheid lo que llevó a un aumento de las protestas y acciones de desobediencia civil por parte de la población oprimida. La complicada situación del país y la oferta de un trabajo tentador para su esposo, que consistía en la dirección de la Orquesta Sinfónica de Londres impulsan su traslado a Inglaterra en 1959. Allí arma su familia, dos hijas y un hijo que nacen muy seguidos. Leviseur dedica gran parte de su tiempo a ellos. Trabaja en modo free lance y comienza a desarrollar algunos proyectos de paisaje entre 1960 y 1969.

Cuando estaba controlando la situación laboral, su marido consigue otro trabajo importante, el de director ejecutivo de la Filarmónica de Los Angeles en 1969. La transición no fue fácil. Como cuenta en la charla que dio en 1975 en Sci-arc se sintió fuera de lugar y le costó localizarse. Decidió dedicarse a la pequeña escala y darle  la atención que merecían sus niños. Su marido, una estrella del mundo de la música clásica, era definido por la prensa como manipulador, arrogante, grosero y despiadado. Sus empleados lo describen como “monomaníaco egocéntrico”, completamente sin principios y sin embargo increíblemente brillante en la música. Su hija cuenta que si bien lo admiraban enormemente, ella y sus hermanos eran como extraterrestres para su padre. Leviseur y Fleischmann se divorciaron posteriormente. A partir de allí ella orientó su carrera decididamente hacia el campo del paisaje.

En 1980 finalizó el Master en Arquitectura y Planeamiento Urbano en la Universidad de California, con la tesis An Interpretive Ferry Service for the Santa Monica Mountains Recreation Area, que es destacada como la mejor tesis de investigación por la Escuela y por el Sierra Club Foundation.

Entre 1980 y 1983 fue Project Manager en The Tanzmann Associates, el estudio de Virginia Tanzmann y Carlton Davis que estaba desarrollando proyectos para el Hollywood Bowl.

Se registró como arquitecta en Los Angeles en 1983  fundó la firma Leviseur Architects. Continuó entonces con diseños gráficos y de interiorismo para el Hollywood Bowl y la Filarmónica de los Angeles. Por ese entonces obtiene el primer puesto en el concurso para el diseño del Bulevar Wilshire en Santa Monica.

Junto a Marsha Zilles fue socia de Architerra en Los Angeles entre 1986 y 1989 desarrollando proyectos públicos y privados en el campo del paisaje, interesándose especialmente por el uso de especies nativas de California y la incorporación del arte en sus proyectos. En varios de estos proyectos registra colaboraciones con la artista Judith van Euer, como la propuesta para estacionamiento y área de picnic en Arroyo Sequit de las Montañas de Santa Mónica (junto a Caspar Crest) en 1986, en un mural en el Hollywood Bowl en 1987 y los concursos de Women’s Rights National Historic Park en 1987 y el del Arboretum Davis de la Universidad de California por el que obtienen mención especial (junto a Christoph Kapeller) en 1988. Se trata de un espacio de 150 acres a lo largo de un arroyo que forma la nueva entrada del campus de la universidad. Movimientos de tierra triangular a lo largo de la ruta de acceso proveen la identidad del acceso. Una grilla hecha de hileras de árboles brinda orientación, dirección y escala. Se proponen estanques que con jacintos que purifican el agua que están vinculados al flujo continuo del arroyo. Jardines experimentales, recreativos, de historia natural invitan a la multiplicidad de experiencias del espacio propuesto.

En la actualidad, vive en Nueva York y forma parte del Comité consultivo del frente costero del río Hudson que se encuentra abocado a realizar propuestas para revitalizar el área y proteger la memoria del lugar.

Entre 1979 y 1987 Leviseur comenzó a dar clases en el Instituto de Arquitectura de Southern California, abordando temas de paisaje y ecología. Posteriormente (1984 – 1989) dictó Proyecto del Paisaje, Historia del Paisaje y Ambiente y conducta en la Universidad de California .

Además enseñó en el Politécnico de Manchester en Inglaterra a principios de los 90. Fue profesora del prestigioso programa de master del Instituto de Arquitectura de la Universidad de Southern California: Art As Environment, que fue establecido por ella en 1995.

Es reconocida como una autoridad en el campo del paisaje y ha publicado varias reseñas y artículos sobre el tema en Architectural Review: Landart (abril 91), Avant-garde ecology (sept. 92), Hargreaves Weaves, (sept 93).

Se destaca además su compromiso con la profesión y el género. Fue miembro de la Association for Women in Architecture AWA desde 1974 (y presidente en 1978-1979) participando en la organización de conferencias como y exposiciones, y fue miembro fundadora de Diseñadores y Planificadores por la Responsabilidad social desde 1984. Participó en el encuentro de la UIFA, Union International de Femmes Architectes 1979, en Seattle. En concordancia con sus actividades y sus preocupaciones profesionales escribió el siguiente texto denominado Perspectivas feministas y ambientales para el encuentro Women up front 82:

Nuestro aire, tierras y agua están siendo envenenados y perdidos y la calidad de las organizaciones sociales y físicas se ha deteriorado con el crimen desenfrenado y la caída de las estructuras familiares tradicionales. En el pasado, la arquitectura no solo fue negligente  para direccionar estos problemas, pero tiene, de hecho, debido a actitudes y filosofías predominantes, culpa de muchos de ellos. Incorporando la filosofía y el reconocimiento del ambiente a las necesidades humanas en el proceso de diseño se puede producir arquitectura significativa e innovativa. Las mujeres pueden formar una parte importante en el rol emergente del diseño arquitectónico de estas transformaciones. Sin embargo, las mujeres deben atravesar muchas barreras antes de ser capaces de integrar su vida laboral con los roles asignados a ellas.

video elsa leviseur

Elsa Leviseur (identificada aquí como “Elsa Fleischmann”) discute su evolución como arquitecto en Sudáfrica a preservadora y arquitecta del paisaje en Southern California.

IAWA PREMIO 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s