MATILDE PONCE COPADO 1932-2001

Ponce01

Arquitecta cubana, destacada y premiada estudiante. Trabajó en el Departamento de Urbanismo Municipal de La Habana.

Matilde Ponce nació en Trinidad, Santa Clara, Cuba, el 14 de marzo de 1932. Fue una de las estudiantes más brillantes de la Escuela de Arquitectura durante la República. Hizo su bachillerato en letras y ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza del Vedado, y en el curso 1949-1950 ingresó en la Universidad de La Habana donde obtuvo sobresaliente en la mayoría de las asignaturas y seis Premios Ordinarios.

Desde temprana edad Ponce desarrolló gran interés en la arquitectura, ya que le gustaba jugar y describir las cualidades de la construcción típica del pueblo donde nació, buscando siempre la relación entre lo tradicional y lo moderno. Atraían su atención diferentes elementos como los techos de tejas antiguos típicos en Trinidad, o las estructuras bien fortificadas y construidas alrededor de un patio común.

La arquitecta se comprometió desde muy joven con uno de sus profesores, el reconocido arquitecto Antonio Quintana Simonetti. Juntos realizaron varios proyectos en la ciudad de La Habana, los cuáles aún quedan como evidencia de la avanzada y reconocida arquitectura cubana. En dicho país, la mujer era reconocida al igual que el hombre por su creatividad e inteligencia y no necesariamente por su género. Ponce, al igual que muchas arquitectas, se destacaba por su innovación e ideas progresivas. Según la historiadora del arte Florencia Peñate Díaz:

El gran número de viviendas hechas en los principales repartos para sectores medios y altos de la burguesía evidencian que a la altura de la década de los 50 las arquitectas habían alcanzado un reconocimiento, no solo por el hecho de haber conseguido una clientela pudiente, sino además porque desde 1949 era una práctica frecuente la divulgación de sus obras en la revista Arquitectura, publicación que solo divulgaba obras sobresalientes por su calidad constructiva, valores estéticos y modernidad. Estas obras aparecían, bien en anuncios de productos relacionados con la construcción o como objeto específico de análisis crítico que incluía fotos, planos y explicaciones de los proyectos.

Uno de los trabajos más reconocidos de Matilde Ponce fue el de su tesis de graduación en 1955: Un centro comercial con el que obtuvo la calificación de sobresaliente, y por el cual la compañía de pinturas Kli-per S.A. le otorgó un premio. El proyecto se trataba de un edificio polifuncional que contemplaba todo tipo de servicios con espacios de gran fluidez, concebidos en códigos plenamente modernos. En 1957 la revista Acropole, de Río de Janeiro, publicó este proyecto del que hizo comentarios elogiosos, y además, destacó el alto nivel de los estudios de arquitectura en la Universidad de La Habana.

Una vez graduada, la arquitecta Matilde Ponce trabajó en el Departamento de Urbanismo Municipal de La Habana, donde desarrolló proyectos de nuevos parques y un casino campestre. Realizó también estudios de posgrado en la Universidad de Roma bajo la tutoría del reconocido ingeniero Pier Luigi Nervi.

En 1959 le fue encargado –junto a Alberto Robaina– un proyecto de escuela rural de aula tipo con el objetivo de ser distribuido por toda la geografía cubana. El proyecto nacía de la necesidad de construir nuevas escuelas rurales, situadas en lugares apartados. Una de las primeras se construyó en el municipio Boyeros, el Gobierno Revolucionario construyó 200 escuelas de este tipo durante ese año.

Estas escuelas constan de tres núcleos (aulas, taller y vivienda) con forma hexagonal que se desarrollan alrededor de una pequeña plaza. Esta, junto con el aula, conforman el centro de la escuela. La Plaza funciona como aula al aire libre y además, sirve de pequeño anfiteatro o área de representación, utilizándose el portal como escenario. El concepto de flexibilidad se veía reflejado en los interiores de las aulas gracias a su forma hexagonal, que permitía múltiples agrupaciones de manera simultánea, de esta manera el profesor podía dirigirse y atender a los tres grupos en que se disponen los tres grados de enseñanza rural. La ventilación y la luz se obtienen a través de las puertas giratorias, situadas en tres paneles del aula. Estructuralmente la escuela fue construida con paredes de ladrillo y techos de madera con cubierta de tejas o placas de concreto armado.

Esta descripción detallada sobre las escuelas hexagonales se publicó en la Revista Arquitectura Cuba, en la edición doble (núm. 309-310) de 1959 y en el número 333. Matilde Ponce fue colaboradora de esta revista junto a una decena de profesionales masculinos incluidos los directivos y jefe de redacción.

La arquitecta se desilusionó pronto con la meta que tenía la nueva Revolución y emigró a los Estados Unidos con sus dos hijas.

Su nombre figura en el registro de la AIA en La Florida, Estados Unidos y alguna mención en un periódico de Miami, donde se menciona a la arquitecta, diseñando una cartel para un museo sobre Cuba.

Referencias
Entrevista con la Arquitecta Matilde Quintana Leo, hija mayor de la Arquitecta Matilde Ponce Copado.
Matilde Ponce Copado – arquitecturacuba.com
Escuela primaria rural 1959 – arquitecturacuba.com
Revista Arquitectura Cuba – Número doble 1959 – arquitecturacuba.com
Florencia Peñate Díaz; La obra de las arquitectas cubanas de la República entre los años 40 y fines de los 50 del siglo XX en Arquitectura y Urbanismo vol. XXXIII, no 3, 2012.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s